OJ·MGZN

Objetivo: Pecho firme

Posted on

Share this on anywhere you want!

El pecho ha sido una parte fundamental del cuerpo para la mujer y el hombre a lo largo de la historia. No sólo por su atractivo sino como órgano funcional en
el proceso de reproducción.

Tener un pecho grande o pequeño, en su sitio o caído es clave para la autoestima de la mujer. Sin embargo, puede experimentar variaciones a la largo de la vida, como consecuencia de muchos factores: genéticos, embarazos, lactancia, pero en mayor medida con los cambios de peso, sobre todo, cuando éstos son bruscos ya que la piel que cubre nuestro pecho pierde elasticidad y la glándula mamaria tiende a caerse.

Algunas veces cuando perdemos peso rápidamente, las mamas también reducen su volumen a expensas del componente graso, por lo que la piel tardará un tiempo en adaptarse, menos o más dependiendo de la edad y la capacidad de recuperación.

El pecho está formado por una parte glandular y por otra grasa. El porcentaje de una y otra varía en cada mujer. En aquellas en las que predomina la parte grasa en su pecho, éste experimentará mayores cambios ante las oscilaciones de peso, por ello, si quieres mantener tu pecho en su sitio debes llevar una dieta equilibrada y hacer ejercicio de forma moderada.

Lo más importante para lograr una pérdida de peso adecuada es que se haga controlada por un médico, con rigor clínico y que satisfaga al paciente en cuanto a su rapidez y eficacia.

Muchas veces la piel del pecho es la gran olvidada, pero hay que tener en cuenta que es imprescindible para conservar y mantener en su sitio el pecho, sobre todo cuanto mayor volumen tenga éste. Debemos mantener la piel del pecho bien hidratada con cremas específicas.

Con los años, la piel va perdiendo la elasticidad, se va volviendo más flácida, y no tiene tanta capacidad de sujeción por lo que puede provocar que el pecho se vaya cayendo. Tu mejor aliado será un sujetador adecuado que te ayude a mantener las mamas en su sitio y que no sufran tanto. Es imprescindible el uso de sujetadores para practicar deporte, sobre todo si vas a correr o realizar ejercicios explosivos como los saltos.

Existe la creencia de que cuanto más se trabaje la musculatura pectoral menos variaciones vamos a tener en el pecho, manteniéndolo firme y terso. Hay que tener en cuenta que la glándula mamaria está por delante de la musculatura del pecho, de modo que la tonicidad del músculo favorece pero de forma relativa ya que lo que realmente lo va a mantener en su sitio es la calidad de la piel y la estabilidad en el tiempo de la estructura y volumen mamario.

Una postura correcta te ayudará a mantener el pecho en su sitio. No debes tener complejos que te hagan echar tus hombros hacia adelante. Reforzar la musculatura de la espalda es vital para que tu higiene postural sea correcta. Prueba ejercicios de espalda sana como Postural Fit, Pilates o Yoga.

En el caso de que estés pensando en realizarte una operación de pecho, ya sea de aumento, reducción, elevación o reconstrucción, debes saber que los cambios bruscos de peso pueden hacer que el resultado obtenido no se mantenga y la forma del pecho varíe en mayor o menor grado, por lo que siempre recomendamos para prolongar en el tiempo el resultado de una cirugía el mantenimiento del peso y evitar las oscilaciones.

De la misma manera, si una mujer tiene pensado adelgazar varios kilos o quedarse embarazada en breve espacio de tiempo, lo idóneo es esperar a conseguir ese objetivo y luego proceder a la intervención para obtener resultados más duraderos y satisfactorios.

Los hábitos de vida poco saludables como fumar o el alcoholismo no favorecerán nada el buen aspecto de los senos ya que interfieren en la calidad de la piel. En cambio, una alimentación sana, con alto contenido en frutas y verduras, mejorará la fuerza y elasticidad de la piel. Incorporar también contenido proteico sobre todo cuando se hace ejercicio mejorará la formación de las fibras musculares. Dormir ocho horas, realizar ejercicio físico, beber dos litros de agua al día, controlar las emociones y combatir el estrés te ayudarán a conseguir un peso saludable y un mejor mantenimiento de tu pecho.