OJ·MGZN

Mamas tuberosas: el tratamiento específico mas demandado

Posted on

Share this on anywhere you want!

La cirugía de pecho no deja de evolucionar porque es la cirugía más demandada por las mujeres y cada tipo de mujer requiere una técnica específica.

Hoy, en lugar de estar cohibidas, muchas mujeres optan por la cirugía plástica para mejorar el contorno del pecho, conseguir un aspecto del seno más natural y mejorar la autoestima. Si sus senos son pequeños y estrechos con los pezones puntiagudos y las areolas agrandadas, podría tener una de las anomalías más comunes en la mama: la llamada mama tuberosa o tubular, denominada así por su forma de “tubo” o “caprina”.

Algunas jóvenes sufren una malformación en sus pechos que provoca que estos tomen una forma parecida a un tubo más o menos grueso, de ahí la denominación de mamas tuberosas. No se trata de pechos caídos, sino de una forma anormal de los senos que se agudiza en la madurez. Se producen cuando durante el crecimiento de la mama hay una falta en el desarrollo fundamentalmente del polo inferior dando a la mama forma de cono. Otras características que suelen acompañar a este tipo de mamas es una areola grande por la cual la mama tiende a herniarse, una asimetría evidente entre ambas mamas, nacen más bajas y lateralmente en tórax, y la posición del surco submamario suele estar elevada, dando el aspecto de pecho caído sin serlo.

Es una malformación que afecta a las mujeres en su etapa adolescente causando graves trastornos psicológicos cuando una de las mamas o ambas, presenta un elevado grado de deformidad ya que puede alterar la estabilidad emocional de las mujeres afectadas. El hecho de enseñar su cuerpo desnudo ante la propia pareja, o incluso a lucir bikini o bañador en la playa, son pruebas a veces insuperables para una mujer con este problema.

Pero, ¿hay solución?

Las técnicas quirúrgicas actuales permiten modificar, según los deseos y necesidades de cada paciente, el volumen y la forma de las mamas, empleando los materiales más modernos y seguros, y con resultado natural en forma, tacto y movilidad. Todo ello con incisiones mínimas.

Lo más importante es un buen diagnóstico y el tratamiento idóneo realizado por un cirujano estético cualificado y con experiencia en este tipo de deformidades pues requiere de unas técnicas variadas y muy diferentes de las habituales para un aumento de pecho típico, una mala intervención puede ocasionar un aumento de la deformidad. De no ser reconocida correctamente esta peculiaridad, la intervención de aumento llevada a cabo en la que se implantan las prótesis sin cambiar la forma del pecho, provocaría problemas estéticos destacables. En la mayor parte de los casos supondría una magnificación de la tuberosidad o deformidad e implicaría la aparición de dobles surcos en la base del pecho y la deformación mayor de las areolas.
Un tratamiento quirúrgico a medida

La intervención a realizar dependerá del grado de deformidad de la mama. Gracias a nuestra técnica precisa y depurada, logramos cambiar la forma, simetrizar y aumentar el volumen del pecho en una sola intervención y con una única cicatriz, en la mayor parte de los casos. Utilizamos solo implantes de alta gama para asegurar el éxito a corto y a largo plazo de la cirugía, ya bien sean anatómicos o redondos dependiendo del grado.

El tratamiento de la mama tuberosa consiste en la remodelación de la glándula mamaria mediante redistribución  quirúrgica, la eliminación de la piel areolar excedente para reducir el diámetro de la misma, y la colocación de implantes a través de la misma incisión areolar, armonizando los volúmenes y logrando la distensión de la piel. Cuando se trata de malformaciones de gran tamaño, la técnica llevada a cabo es similar a la de reducción mamaria.

Evidentemente estos procedimientos deben realizarse en un quirófano y la operación puede durar cerca de 1h 30min. A los pocos días de la intervención la paciente puede reincorporarse a su actividad profesional y realizar una vida normal salvo actividades de elevado ejercicio físico las primeras semanas.

El objetivo de la moderna cirugía es que las pacientes queden satisfechas con el resultado desde el primer momento, con mínimas cicatrices, y que el hecho objetivo de la corrección física desemboque en un alivio psicológico contundente y definitivo.
Más información: Mamas tuberosas 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies