OJ·MGZN

El pecho que quieres

Posted on

Share this on anywhere you want!

¿Ha cambiado mi vida? Me siento bien, me gusto más, he ganado confianza y eso se transmite a los demás. Hace un año de la operación de aumento de pecho y estoy tan cómoda conmigo misma que no siento nada. Bueno sí, ¡me siento mejor que Marilyn! La operación ha quedado en una anécdota. Ahora me veo proporcionada, natural y sexy.

A veces me preguntan: -¿Merece la pena?- Y tras meditarlo pienso que depende de cada persona. En mi caso sí. Momentos cotidianos como cambiarme en el vestuario del gimnasio, tomar el sol… que antes limitaba, ahora los vivo con mucha más naturalidad.

A una semana de la operación recuerdo que pensé: “No hay marcha atrás… tengo tantas ganas como miedo al quirófano”. Me hice todas las pruebas, investigué por internet  y pregunté todas mis dudas al Dr. Junco.  ¿Un truco? Consultad la galería de fotos de antes y después en su web y buscad el pecho que más se asemeje al vuestro, para ver el resultado final.

 

Voy a compartir con vosotras algunas de las preguntas que asaltaban mi mente y espero que os sirvan de ayuda:

  • ¿Comenzarán a operarme y aún seguiré despierta? Despertaré y me faltará el oxígeno??

La anestesista cuida el nivel de consciencia de la paciente en todo momento por lo que no tiene por qué pasar eso.

  • Tengo miedo a la impresión que puede darme el quirófano, etc…

Cuando entras en quirófano, generalmente ya te han suministrado algún tipo de medicación o relajante muscular que te ayuda a estar más “tranquilita”, así que… ¡fuera miedos!

  • ¿Dolor en el posoperatorio?

Soportable con los analgésicos y medicación.

  • ¿Me saldrán estrías? Porque se estira la piel al meter la prótesis…

Depende de la calidad de la piel y del tamaño de la prótesis. Como en mi caso cambiaba  de un tamaño 85B a 95B no es nada desproporcionado. Además, mi piel no tiende a tener estrías, hay gente más propensa y que en cuanto engorda y adelgaza, lo nota rápidamente.

  • ¿El volumen de mi nuevo pecho me quedará bien?

Tenía muy claro que no quería cambiar mi estilo y volverme demasiado “exuberante” por lo que unas prótesis anatómicas eran las perfectas. Tienen forma de gota y son muy naturales.

Para hacerme a la idea del volumen que tendría tras la operación, el doctor Junco, utilizó un sistema de simulación de la marca Natrelle, que consiste en colocar un sujetador especial tipo deportivo en el que introduce unas prótesis del tamaño escogido. De esta forma, puedes apreciar en tu propio cuerpo el resultado final y ver cómo te sienta con tu ropa.

  • Vía de incisión y cicatrices

Depende del cirujano y del caso concreto. En el mío, el Dr. Junco decidió realizar la incisión y la intervención a través de la areola. Sólo deja una única cicatriz en la zona de cambio de color, se disimula bastante bien y el cirujano tiene mejor visión a la hora de operar.

  • ¿Cuándo podré tomar el sol? Porque estamos en junio….

Lo ideal es no tomar el sol durante el primer mes. Puede que un poco antes, si tu cirujano te lo permite puedas hacerlo pero con bikini. Y después ya con normalidad.

  • ¿Podré hacer deporte? Claro, no me gustaría tener unos pechos estupendos en un cuerpo fofo…

Es recomendable sobre todo durante las dos primeras semanas no hacer movimientos bruscos con la parte superior del cuerpo, tronco, brazos etc… Además, como después de cualquier intervención, necesitamos reposo. Por tanto, lo mejor es no hacer deporte durante el primer mes, sí que se puede caminar, dar paseos…. El gimnasio mejor lo dejamos para dentro de un mes.

TRUCOS PARA EL POSOPERATORIO

– Bolsa de guisantes congelados o latas frías de Coca Cola (para la hinchazón).

– Seguir los consejos del cirujano a rajatabla.

– Tomar la medicación.

– Que tu madre te cuide…

– Aceite de rosa de mosqueta para la cicatriz.

– No te asustes si la primera semana te ves hinchada… es por la medicación pero a la semana cuando dejas de tomarla, vuelves a tu ser.

Es fascinante cómo se recupera el cuerpo humano… Por cierto, algo que me preocupaba porque por internet leí que dolía mucho y descubrí que, no dolía nada de nada… fue sacar los drenajes y los puntos… ¡ni te enteras!!!

Mi consejo es elegir al mejor profesional, uno que te transmita total confianza, que sea “humano”, que opere en una buena clínica, que utilice implantes de alta gama, que te asesore, te transmita tranquilidad y muy importante que sus casos de “antes y después” sean muy satisfactorios.

En mi caso, el Dr. Junco, cumplía de sobra con todos estos requisitos por lo que todo el proceso fue fácil y me sentí apoyada y segura en todo momento. Me resolvió cada duda e intentó que todo el proceso fuera lo más agradable posible para mí. I love Dr. Junco!!

P.D. ¡Me voy a la playa!!!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies